Olimpicos Internacionales y Presupuestos


Como muchos, vi domingo por la noche en la tele, el gran debate antes de las elecciones catalanas.

He aprendido a reírme, para que no me asalten las migrañas con aura, me suba la tensión y me salga la sangre por la nariz, como en el verano del 2015.

Con lo que me he quedado de todo el debate ha sido el único lacito con la bandera española, que la levaba  el señor Albiol,  el candidato del Partido Popular.

También, me quedaré  con la comparación que el señor  Domenech, de estos amalgamas  de " partidos del cambio"  (recuerdo su nombre por el ya célebre beso con Iglesias en el Parlamento de España, porque si no... ¡vaya cambio!), hizo sobre el presupuesto para la educación de Cataluña, que está en la cola, superando solamente a Estonia o Letonia y a Rumania - vamos, ¡que somos tercermundistas!

Fue cuando dejé de reír y se me cruzaron los cables. Así que, Señor Domenech:

1. Es un despropósito total comparar el presupuesto de una pequeña parte de España, con el presupuesto para la educación de unos países enteros. Si hay que hacer una comparación, deberías comparar entre sí los presupuestos de unidades territoriales similares.  Por ejemplo, Cataluña y  Moldavia (el territorio rumano situado en la parte del este de Rumanía; a no confundirse con República Moldavia, conocida por los rumanos como Basarabia, la parte donde nació Eminescu, el Cervantes rumano, Basarabia que fue desprendida de Rumanía y entregada a Rusia, después de la Segunda Guerra Mundial. Lo digo para que quede aclarada esta confusión que he escuchado de varias personas, perdurando en tiempo y espacio). Igual, podrías comparar con presupuestos de Transilvania, donde Drácula; Banat con su Timisoara; la parte del Sur de Rumanía, donde Bucarest, o con Dobrogea y sus playas al Mar Negro. 

Comparando términos iguales, descubrirás que el presupuesto para la educación de Cataluña está de maravilla.

2.  A lo mejor Rumanía no tiene tanto presupuesto para la educación; aun así, cada año los alumnos rumanos ganan medallas de oro, de plata o bronce en todas las Olimpiadas Internacionales de Matemática, Informática, Física, Química, Latín, Astronomía, Francés, Biología  etc. en cuales participan. Estas medallas les aseguran, luego, la admisión en las mejores universidades del mundo, Cambridge incluida. Son niños de familias normales, con padres normales, vamos, clase media, media baja a veces.

La verdad es que les esperan con los brazos abiertos. Nunca sobra una inteligencia, cuando aquella inteligencia ha trabajado año tras año en superarse estudiando mas, pasando de una medalla de bronce a una de plata o de oro.  Es como cuando un equipo de fútbol se prepara para ganar no sé qué copa; ellos preparan sus cerebros. Cada uno con lo suyo.

3.  Después de graduarse en estas universidades occidentales que tan mala fama tienen, que hasta  al señor  Iglesias le concedió el Estado Español una beca, hasta el señor Varoufakis llegó a ser doctor en economía, me  pregunto: ¿dónde encuentran trabajo estos olímpicos rumanos, a la altura de sus capacidades intelectuales? Algunos en CERN, otros en Silicon Valley, Wall Street, etc.

¡Qué curioso! Ninguno quiere ir, trabajar y vivir más que en sitios  donde la inteligencia genuina está cotizada a la alza, como en el IBEX.

4. En Silicon Valley se habla rumano, desde hace muchos años atrás. Esto simplemente porque los profes no te preguntan quiénes son tus padres. Porque si ven, todavía, que un alumno tiene tres neuronas más que otros, te entrenan para que no se pierdan; para que, entrenándote, nazca una neurona más y así hasta donde quieres llegar  tu, como alumno.

¡Hay que ver con estos rumanos, eh!

 

Aquí enlace, en rumano:

 http://www.tribunainvatamantului.ro/rezultate-deosebite-ale-elevilor-romani-la-olimpiadele-internationale-de-anul-acesta/




Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO